Ir al contenido principal

Una Dirección Escolar para el Cambio (comentario al artículo de F. Javier Murillo)

Imagen:UNESCO
En un mundo en que el concepto de liderazgo ha ido cambiando a la par con los conceptos de aprendizaje y del concepto de información y comunicación de la mano de la tecnología, y en el que el acceso que todos tenemos hoy en día democratiza nuestra percepción de autoridad participativa y no como una autoridad que dicta qué es lo que hay o no hay que hacer, es interesante ver cómo ha de ser el liderazgo al interior de la institución educativa.


En el área de la educación se está buscando una Dirección Escolar para el Cambio: del modelo transformacional a un liderazgo distributivo. En la historia de la educación siempre hemos vivido dentro del esquema de un liderazgo instructivo, en que el énfasis está en la organización, esta propuesta tuvo y sigue teniendo una fuerte influencia en el mundo educativo y sus aportaciones son innegables: así, cambió el enfoque tradicional de una dirección burocrática, centrada en la organización, a una dirección más preocupada por la enseñanza. Sin embargo, esta visión del liderazgo era claramente insuficiente. De entrada, era estática, dado que se basaba en el la identificación de las características de las escuelas que funcionaban bien, pero no de las que tenían que mejorar.

Luego se ha buscado el desarrollo de un liderazgo centrado en el carisma, centrado en una visión y misión, en que se centre en las capacidades individuales, estimulando las capacidades intelectuales de las personas y que se motiven a las personas (que es conocido como liderazgo transformacional), pero que tiene resabios del liderazgo de estilo burocrático, y en un mundo que está cambiando de forma tan vertiginosa no da respuesta a las necesidades que aparecen en nuestra forma de entender el aprendizaje y la educación.
Una nueva forma de entender el liderazgo es desde la visión distributiva, la cual implica más que una simple remodelación de tareas, significa un cambio en la cultura, que entraña el compromiso y la implicación de todos los miembros de la comunidad escolar en la marcha, el funcionamiento y la gestión de la escuela. De esta forma, el liderazgo distribuido aprovecha las habilidades de los otros en una causa común, de tal forma que el liderazgo se manifiesta a todos los niveles (Harris y Chapman, 2002).

Con el liderazgo distribuido se genera un incremento de la capacidad de la escuela para resolver sus problemas. Un centro se desarrolla cuando incrementa los aprendizajes de sus alumnos, reuniendo de manera conjunta tanto la labor del aula como la del centro. La mejora del centro depende de la acción coordinada de los propios implicados. El directivo identifica, establece acuerdos y metas deseables, estimulando y desarrollando un clima de colaboración, apertura y confianza, lejos de la competitividad entre las partes.  

Es importante saber que el liderazgo distributivo implica que las personas que lo ejercen tienen que estar prestos a los cambios y que esos cambios también implican riesgos y una búsqueda visionaria. ¿Estaremos dispuestos?

Comentarios

  1. Y mientras tanto se siguen esperando los líderes para llevar la educación adelante. Mejor hagamos de líder en nuestra aula, pero con propiedad, no con el temor de que nos pueden llamar la atención.

    Un abrazo.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Toda opinión es importante, por eso escribe tu parecer respecto al tema.

Entradas más populares de este blog

Competencias para la clase de religión

Después de un año de silencio, vuelvo a retomar las entradas en mi blog de educación. Ha sido un año bastante turbulento en materia de cambios y transformaciones, tanto del saber didáctico como del saber pedagógico, los cuales quiero ir compartiendo, y no perder el hábito de comunicarlos, a lo menos una vez por mes. En este nuevo post, quiero compartir el trabajo que he hecho en las últimas semanas, y que me ha llevado a escribir estas líneas. Como sabrán soy profesor de religión, y en Chile, desde el año 2004 no hemos tenido ningún ajuste curricular; a la fecha, el resto de las asignaturas ha sufrido dos ajustes curriculares significativos, que los han llevado a establecer el desarrollo por competencias. Llega un momento, que como docente, te piden adecuarte a un esquema que no ha sido desarrollado en tu área. Cabe la pregunta ¿desde qué base construir si no hay un lineamiento claro de una planificación de clases? Y, también la pregunta ¿qué competencias son pertinentes para la

Mrs. Chong

Un vídeo que compartió Marta Salazar, y que de veras es inspirador. Si bien es cierto es una publicidad que se da en Singapur para captar a los mejores a la hora de impartir clases, también es que ser profesor no es un tema simplemente de títulos o grado académicos, sino que también es de vocación. Espero que lo disfruten tanto como yo. Pues el trabajo del maestro implica muchas cosas que van más allá del currículo explícito en planificaciones e idearios, va dirigido al corazón de la humanidad.

Abusos de los Abusados

Cuando se escucha la palabra abuso en el ambiente escolar lo estamos llevando a esferas y connotaciones judiciales que van desde el tema de convivencia entre pares, pasando por el trato con que se debe actuar frente a los estudiantes, hasta llegar a los temas de sexualidad desviada de los responsables de la enseñanza hacia los alumnos.