Ir al contenido principal

Mi experiencia con Zoom


Este tiempo de pandemia llevó a modificar las clases, en una primera instancia fue el lugar, la pregunta que se empezó a hacer ¿cómo hacer clases virtuales? En primer lugar nunca había empleado las videos conferencias para desarrollar las clases, mucho menos mis colegas. Luego empezó la búsqueda de cuál plataforma o aplicación usar, yo tomé la decisión de usar la plataforma de jitsi.org, la cual encontré fácil, segura y abierta, además sin límite de minutos; pero luego vinieron los comentarios sobre dicha utilidad, inmediatamente la crítica fue el tema de la privacidad, cualquiera podría entrar a cualquier sala si usa cualquier juego de números y letras (en el fondo se ingresaba al azar a una sala dentro de este portal). ¿Esto era obvio? ¡Pues claro! Estábamos empezando a usar plataformas que no tenían tanta demanda y por tanto no sufrían tantas intrusiones, es algo similar a cuando compramos un auto, una casa, o cualquier cosa de valor, luego nos aseguramos de su integridad y su seguridad. Después de varias semanas, en el colegio en que trabajo se tomó la decisión de usar Zoom.

¿Cómo fue el uso de Zoom?

Zoom es una aplicación que fue cambiando también con el paso del tiempo, en un principio vi que era bien similar a jitsi, lo cual no me llamó mucho la atención, el tema era cómo saber emplear de manera pedagógica esta plataforma de comunicación, en el fondo era no hacer de dicha plataforma una extensión de la sala de clases, no sólo compartir una presentación de diapositivas, vídeos o guías de trabajo proyectadas en la pantalla, que es el mismo "modus operandi" de los profesores con un proyector multimedia hacia la pared de la sala de clases, se cambia la pizarra por un telón haciendo lo mismo como si no hubiese una herramienta tecnológica. Y lo bueno es que hay variados desafíos:

  1. La versión gratuita dura cuarenta minutos, lo cual te exige a planificar muy bien la clase con actividades que sean lo suficientemente atractivas para mis estudiantes.
  2. Hay que configurar las opciones de seguridad para admitir el ingreso de los estudiantes.
  3. Es necesario saber que estamos delante de la pantalla, y por la misma razón es necesaria la retroalimentación frente a las "pantallas apagadas" de mis estudiantes.
Para ello, tuve que meterme en las configuraciones de la página de Zoom, y me encontré con varias características que no tenía idea que existían, para aprender bien consulté varios vídeos en Youtube, como "crear grupos de trabajo" con límites de tiempo y "activar y crear encuestas", fue algo que me llevó a otro nivel en el trabajo de los jóvenes, pues con las encuestas se veían "obligados" a contestar y participar directamente de la clase, y con los grupos de trabajo, aunque sean diez minutos, les permite interactuar con sus compañeros de grupo.

Fue interesante dicha experiencia, pero siempre nos encontraremos con algunas dificultades propias de dichos servicios dentro la red. Una de ellas, en lo que personalmente no ocupé, pero veía que varios colegas la pasaban mal, era que los alumnos compartían el enlace de Zoom con gente ajena a la clase, con el único fin de "trolear" al profesor. No era un tema de la aplicación, sino de las personas que trabajan entre sí. Otra, que sí es propia de la aplicación es indicar el tiempo en que se abren las salas de chat con los jóvenes, ya que incluso sin haberla abierto, ya está descontando el tiempo de uso de la sala, ya no siendo cuarenta minutos, sino mucho menos.

En términos personales, la aplicación fue una buena herramienta de apoyo para comunicarse con los jóvenes, pude salvar el tema de la interacción con mis alumnos, de hecho descubrí varias páginas que pueden apoyar el desarrollo de las clases, muchas de ellas son gratuitas con restricciones, pero bastante útil para las necesidades particulares.

¿Qué es lo que hay que pensar de vuelta a clases?

En las circunstancias híbridas con que se desarrollarán las clases en Chile, se presentará un doble desafío: ¿cómo en un tiempo limitado interactuamos con nuestros alumnos presenciales y los telespectadores? Zoom podrá valer tanto para nuestros alumnos hoy frente a pantallas.

Creo que se hace importante tener en cuenta que nuestros alumnos tendrán que acostumbrarse a esta modalidad semi presencial, Zoom es una de las aplicaciones necesarias para trabajar (hay otras, gratuitas y que tienen otras prestaciones como Google Meet, que es una muy buena alternativa), ya que nos adaptamos a ella.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Competencias para la clase de religión

Después de un año de silencio, vuelvo a retomar las entradas en mi blog de educación. Ha sido un año bastante turbulento en materia de cambios y transformaciones, tanto del saber didáctico como del saber pedagógico, los cuales quiero ir compartiendo, y no perder el hábito de comunicarlos, a lo menos una vez por mes. En este nuevo post, quiero compartir el trabajo que he hecho en las últimas semanas, y que me ha llevado a escribir estas líneas. Como sabrán soy profesor de religión, y en Chile, desde el año 2004 no hemos tenido ningún ajuste curricular; a la fecha, el resto de las asignaturas ha sufrido dos ajustes curriculares significativos, que los han llevado a establecer el desarrollo por competencias. Llega un momento, que como docente, te piden adecuarte a un esquema que no ha sido desarrollado en tu área. Cabe la pregunta ¿desde qué base construir si no hay un lineamiento claro de una planificación de clases? Y, también la pregunta ¿qué competencias son pertinentes para la

Mrs. Chong

Un vídeo que compartió Marta Salazar, y que de veras es inspirador. Si bien es cierto es una publicidad que se da en Singapur para captar a los mejores a la hora de impartir clases, también es que ser profesor no es un tema simplemente de títulos o grado académicos, sino que también es de vocación. Espero que lo disfruten tanto como yo. Pues el trabajo del maestro implica muchas cosas que van más allá del currículo explícito en planificaciones e idearios, va dirigido al corazón de la humanidad.

Abusos de los Abusados

Cuando se escucha la palabra abuso en el ambiente escolar lo estamos llevando a esferas y connotaciones judiciales que van desde el tema de convivencia entre pares, pasando por el trato con que se debe actuar frente a los estudiantes, hasta llegar a los temas de sexualidad desviada de los responsables de la enseñanza hacia los alumnos.