Ir al contenido principal

Que No Panda el Cúnico

Mucho tiempo atrás en los años que teníamos una televisión que era en blanco y negro, cuando en familia veíamos el programa del Chapulín Colorado, interpretado por Roberto Gómez Bolaños - Chespirito, me causaba mucha risa la frase "Que no panda el cúnico", no la entendía, pero sí estaba clara la expresión del rostro de este actor cada vez que la decía: tendía al nervio, a no saber qué es lo que ocurría y quería dar seguridad a los que estaban a su alrededor, y al final con varias improvisaciones salía la solución al dilema que se presentaba y terminaba con la frase "No contaban con mi astucia". 


Por mucho tiempo pensaba que los docentes debían tener el control de las situaciones pedagógicas (los cuatro ejes fundamentales (preparación de contenidos, ambiente, desarrollo y cierre), manejar a la perfección técnicas y metodologías que pudiesen conducir a la clase en todo un proceso ordenado, secuenciado, lógico descriptivo y concluyente, para que así los alumnos quedasen sin ninguna duda de los contenidos adquiridos. Nuevamente, y con los años de experiencia en el cuerpo, me doy cuenta que los aprendizajes más significativos se dan en los momentos en que hay incertidumbres inesperadas y soluciones por descubrir, y en que el profesor-guía, pasa a ser un pedagogo y un maestro. 

Por más probada que esté una metodología siempre hay algo nuevo que se puede desarrollar, quizá los contenidos sean los mismos, pero los alumnos cambian, la forma de entregar el saber didáctico cambia, y por tanto, el camino que se ha recorrido para entregar los conocimientos ha cambiado ¿no es acaso cada día de clases algo totalmente nuevo? Claro, el currículo nos da una hoja de ruta, pero no es la ruta en sí. Hay que conocer muy bien el camino para saber caminar (pedagogo) junto a los alumnos, son ellos quienes han de descubrir aquellas cosas que les van interesando, mas es el docente quien tiene que mostrar la pasión que va más allá de lo circunstancial (magistro). No hay nada mejor que plantear problemas, situaciones de vida en algunas ocasiones; quizá en otras, son cosas que cargan los mismo jóvenes y que nos llevan a conducir la clase a aquello que queríamos comunicar. La educación no es algo monolítico establecido y mecanizado, como un docente muy querido nos decía: nunca dejamos de aprender y de educarnos, pero para ello nunca debemos perder la capacidad del asombro y de asombrar a los demás.

En este proceso es necesario que como docentes le perdamos el miedo a salirnos de las situaciones "obvias", y que en vez de dar todo por hecho, iniciar con problemáticas accesibles a nuestros estudiantes, a no cultivar mentes monótonas. Creo que el trabajo que se está haciendo de desarrollar el aprendizaje de los alumnos por medio de proyectos es un buen ejemplo de lo que es salir del espacio simple, la vida no es un proceso lógico y ordenado, va más allá, lleva la comprensión e interacción de varios elementos y varios saberes que hacen que la experiencia de los hombres sea algo humano. Así que a pensar desde varias ramas del cómo aprender sería una buena forma de motivar a ver en la incertidumbre del desarrollo de una clase poder involucrar con mayor interés a nuestros alumnos. 

No nos asustemos, estamos en un territorio que para muchos siempre es algo nuevo e inexplorado, debemos ser astutos para llevar todo esto a buen término. 

Bibliografía que puede interesar leer:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Competencias para la clase de religión

Después de un año de silencio, vuelvo a retomar las entradas en mi blog de educación. Ha sido un año bastante turbulento en materia de cambios y transformaciones, tanto del saber didáctico como del saber pedagógico, los cuales quiero ir compartiendo, y no perder el hábito de comunicarlos, a lo menos una vez por mes. En este nuevo post, quiero compartir el trabajo que he hecho en las últimas semanas, y que me ha llevado a escribir estas líneas. Como sabrán soy profesor de religión, y en Chile, desde el año 2004 no hemos tenido ningún ajuste curricular; a la fecha, el resto de las asignaturas ha sufrido dos ajustes curriculares significativos, que los han llevado a establecer el desarrollo por competencias. Llega un momento, que como docente, te piden adecuarte a un esquema que no ha sido desarrollado en tu área. Cabe la pregunta ¿desde qué base construir si no hay un lineamiento claro de una planificación de clases? Y, también la pregunta ¿qué competencias son pertinentes para la

Déjame pensar por ti

Dentro de las habilidades que se esperan de nuestros estudiantes para el siglo XXI está el desarrollo de pensamiento crítico, que no es otra habilidad más que analizar y evaluar la consistencia de los razonamientos. El punto es ¿cuándo el pensamiento se vuelve crítico y en qué momento dicho pensamiento se vuelve propio y no son meramente ideas inculcadas que parecen propias? Desarrollo del pensamiento crítico Es muy importante enseñar a los niños y jóvenes a desarrollar el pensamiento crítico, ya que esto les permitirá evaluar sus circunstancias, tomar decisiones con mayor precisión y comprender mejor el mundo que les rodea. El pensamiento crítico es una herramienta esencial para ayudar a los niños y jóvenes a convertirse en adultos responsables y respetuosos de los derechos humanos. Esto les permitirá desarrollar una mejor comprensión de sí mismos y de los demás, lo que les permitirá llevar una vida exitosa y satisfactoria. El pensamiento crítico también les ayudará a tener una mayor

Thatquiz

Si hay una aplicación web que podría facilitarnos el trabajo de evaluación y corrección es la que les quiero presentar su nombre: Thatquiz . está desarrollada en inglés pero con opción al español. Es una de aquellas páginas que se agradece que aparezcan en el desarrollo pedagógico y les voy a contar el porqué. Llevo más de un mes estudiándola y desarrollando algunas actividades conducentes para el trabajo en clase con mis alumnos, y sinceramente veo que ellos se motivaron por el desafío del tiempo y de querer contestar de manera correcta e incluso de practicar en sus casas. Sé que no es la panacea a todos los problemas que conlleva preparar y desarrollar una buena evaluación, pero es un gran apoyo a la hora de querer ver estrategias de aprendizaje y de cómo nuestros alumnos responden.