Ir al contenido principal

La Escuela ¿Un buen lugar para trabajar?


Hace tiempo hubo dos reportajes en Chile que, si bien es cierto son de dos ámbitos distintos, pueden tender a confluir en un futuro no muy lejano en el ámbito de la educación chilena. Uno de ellos fue publicado el día 14 de noviembre y es la lista de los mejores lugares para trabajar en Chile, en ella se dan una serie de características que cualquier compañía debería perseguir para que sus trabajadores pudiesen tener un buen clima laboral. Me llama la atención que de las 35 compañías, más de 15 tienen que ver con el trato hacia personas (ya sea en el mundo del retail o simplemente atención a clientes). 

Y, por otra parte, está el reportaje dado por un diario de publicación nacional que lleva como título "Educación 2020 considera que el sueldo de los profesores debiera aumentar a $1.100.000", una invitación muy sugerente, provocativa y esperanzadora para algunos docentes, especialmente porque se hace énfasis en las horas no lectivas de los docentes (horas que no debe hacer en aula, sino que son de planificación, evaluación y entrevistas a apoderados) debiendo bordear en un 35% de las horas de contrato -hoy se tiene estimado que debería ser un 25% del total de horas, pero en muy pocos establecimientos esta normativa se cumple en su totalidad-.
Leyendo ambos artículos me queda la siguiente sensación ¿Los mejores lugares para trabajar en Chile son los que dan mejores remuneraciones? La respuesta fue un clarísimo no. Luego vino la pregunta que gatilló este artículo: La Escuela ¿un buen lugar para trabajar?
Bien, para responder a esta interrogante, definamos algo de base ¿cuáles serían las características de un buen lugar de trabajo? Según Giftwork(TM) hay nueve cualidades:
Paso 1: Contratar y dar la bienvenida. Se trata de la manera en la cual se contratan candidatos adecuados a la cultura organizacional, que aporten valor a la compañía, no sólo que llenen una posición dentro de ella. Complementario a esto,es importante hacer de las nuevas contrataciones ocasiones especiales, considerándolos miembros del equipo o hasta “familia”, más que vacantes ocupadas.
Paso 2: Inspirar. Significa estimular a los colaboradores para sentir que su trabajo significa más que sólo un puesto. Asegurarse que las personas comprendan las profundas metas sociales inherentes en la misión y visión de la compañía en a que trabajan, así como el compartir con ellos la realidad del ambiente competitivo de la compañía para que los empleados entiendan el impacto de sus contribuciones.
Paso 3: Hablar. Implica comunicar de manera honesta. Son las maneras en la cual la administración, especialmente la gerencia superior, comparte información incluyendo noticias malas o desalentadoras con sus empleados, así como la accesibilidad hacia los empleados para responder sus preguntas.
Paso 4: Escuchar. Son las vías que están a disposición de los colaboradores para comunicarse con la Gerencia. Indica lo importante que es para los líderes el solicitar ideas por parte de los colaboradores, incorporarlos a los procesos de toma de decisiones acerca de sus propios trabajos, así como darles la oportunidad de expresar sus desacuerdo.
Paso 5: Agradecer. Es el demostrar a los colaboradores, su reconocimiento y aprecio por el buen trabajo, así como de su esfuerzo extraordinario.
Paso 6: Desarrollar. Son las oportunidades que provee la compañía para ayudar a los colaboradores a descubrir y desarrollar sus talentos, de modo que realicen una mejor contribución a la compañía o mejoren su crecimiento personal.
Paso 7: Cuidar. Engloba los beneficios y/o gratificaciones especiales o singulares que la compañía ofrece para demostrar que le interesa el bienestar de las personas no sólo como colaboradores, sino como individuos. Asimismo,
es el proveer para apoyar a los trabajadores en momentos de necesidad (demostrar que la empresa realmente tiene “corazón”), y asegurar la diversidad dentro de la compañía.

Paso 8: Celebrar. Es el modo en el que la compañía celebra sus éxitos, así como estimular la diversión y camaradería entre los empleados.
Paso 9: Cooperar. Se trata de asegurarse que todos obtengan una parte justa de los resultados que se lograron de manera conjunta. Es el estimular compensaciones totales que promuevan un sentido de justicia, así como tener programas para alentar a los colaboradores para realizar trabajos de voluntariado en su comunidad.
Es llamativo que en esto nueve puntos no se habla de la remuneración como esencia del juego del trabajo exitoso, pero al ver a los docentes con los reclamos que se dan y su eje central: la remuneración. ¿Qué pasa si se soluciona el tema de pagos de sueldos? Vendrán otras insatisfacciones que los incentivos y bonos no logran solucionar.
El Ministerio de Educación podría ver si los colegios son buenos lugares para trabajar a los docentes y mostrar cuáles son aquellos establecimiento en que los docentes se sienten felices de pertenecer a su institución. A veces sentir la presión constante de "cumplir con los cronogramas y planificaciones estratégicas" nos deshumaniza, y por lo mismo nos hacen menos productivos. Imagínese los destinatarios de nuestro servicio que es la educación. A veces es mejor sacrificar una clase haciendo que los niños canten y se sientan felices antes que terminen aprendiendo un contenido en medio de la tensión de cumplir con los objetivos. Algún día ¿llegaremos a ver caras felices de los docentes trabajando no por un sueldo sino que por tener un buen ambiente de trabajo? ¿Podemos hacer algo ahora?

Comentarios

Publicar un comentario

Toda opinión es importante, por eso escribe tu parecer respecto al tema.

Entradas más populares de este blog

Competencias para la clase de religión

Después de un año de silencio, vuelvo a retomar las entradas en mi blog de educación. Ha sido un año bastante turbulento en materia de cambios y transformaciones, tanto del saber didáctico como del saber pedagógico, los cuales quiero ir compartiendo, y no perder el hábito de comunicarlos, a lo menos una vez por mes. En este nuevo post, quiero compartir el trabajo que he hecho en las últimas semanas, y que me ha llevado a escribir estas líneas. Como sabrán soy profesor de religión, y en Chile, desde el año 2004 no hemos tenido ningún ajuste curricular; a la fecha, el resto de las asignaturas ha sufrido dos ajustes curriculares significativos, que los han llevado a establecer el desarrollo por competencias. Llega un momento, que como docente, te piden adecuarte a un esquema que no ha sido desarrollado en tu área. Cabe la pregunta ¿desde qué base construir si no hay un lineamiento claro de una planificación de clases? Y, también la pregunta ¿qué competencias son pertinentes para la

Mrs. Chong

Un vídeo que compartió Marta Salazar, y que de veras es inspirador. Si bien es cierto es una publicidad que se da en Singapur para captar a los mejores a la hora de impartir clases, también es que ser profesor no es un tema simplemente de títulos o grado académicos, sino que también es de vocación. Espero que lo disfruten tanto como yo. Pues el trabajo del maestro implica muchas cosas que van más allá del currículo explícito en planificaciones e idearios, va dirigido al corazón de la humanidad.

Abusos de los Abusados

Cuando se escucha la palabra abuso en el ambiente escolar lo estamos llevando a esferas y connotaciones judiciales que van desde el tema de convivencia entre pares, pasando por el trato con que se debe actuar frente a los estudiantes, hasta llegar a los temas de sexualidad desviada de los responsables de la enseñanza hacia los alumnos.